Spataro, Aguirre y Silva, los dueños de las series