Fritzler, el dueño de la pole