Krujoski y Jakos desde primera fila