Fritzler y Reutemann largan en primera fila