El “Titán” arrancó fuerte